Condenada una aseguradora que deberá indemnizar a un conductor por el accidente causado por un perro que se escapó de su recinto

La Audiencia cántabra condena a la aseguradora ya que entiende que la póliza suscrita incluye la cobertura de los daños que ocasione el perro en cualquier situación, no sólo por los daños en la práctica de la caza, como pretendía la compañía.

La Audiencia Provincial de Cantabria ha ratificado la condena a una aseguradora que deberá abonar una indemnización de 11.200 euros al conductor de una motocicleta que circulaba por una carretera cuando se produjo un impacto con un perro destinado a la caza que se había escapado de su recinto. El animal estaba asegurado, por lo que su dueño demandó a la compañía del seguro para que asumiera la indemnización. Sin embargo, la compañía entendía que no debía cubrir dicha indemnización ya que el siniestro no había ocurrido durante el ejercicio de la caza.

La Audiencia falla a favor del propietario del animal ya que, según la jurisprudencia, la póliza, además de contener el seguro obligatorio del cazador que es preceptivo por el Reglamento de Caza, “se extiende a un seguro voluntario de cazador”. Según la póliza contratada, la responsabilidad civil garantizada por la misma también incluye el riesgo “por la propiedad de un máximo de dos perros de caza”, “de donde cabe inducir que el hecho objeto de cobertura es esa propiedad de perros de caza, no su función en actos de caza”. “De atenerse a la interpretación sostenida por la recurrente de que el seguro voluntario se limita al riesgo por actos de caza, no se alcanza a comprender cómo también incluye expresamente la participación en competiciones autorizadas de tiro deportivo, lo que obviamente no constituye un acto de caza”, sostiene el tribunal.

Por lo expuesto, la audiencia deduce que “la redacción literal de las condiciones generales (de la póliza) comprende los riesgos cubiertos por la propiedad de dos perros de caza, al margen de su utilización en actos de caza”.

De esta forma, confirma la sentencia del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Laredo, por la que condena al propietario del perro a indemnizar al conductor y a la compañía aseguradora como responsable civil a asumir los costes de dicha indemnización: 11.427 euros y además el coste de reparación de la motocicleta y de todo el equipo que sufrió daños (casco, guantes, botas y traje…).

Para más información sobre accidentes de tráfico puede visitar nuestra área de especialización en tráfico o contactar directamente con el despacho al teléfono 96 616 33 30.

También puede interesarte…

Abrir chat